Log in

Garrido explica todos los detalles de la venta del club y confirma que Víctor Varela será hombre de referencia en el nuevo Alba

Ya es oficial: el Albacete Balompié tiene nuevos dueños. Así lo acaba de desvelar el presidente del Alba, José Miguel Garrido, en una rueda de prensa que había generado gran expectación porque se daba por hecho que se iba a confirmar la venta del club a Skyline.

Garrido ha anunciado que el viernes se produjo la venta y que el 18 de agosto habrá nueva asamblea para nombrar al nuevo consejo puesto que ellos dimitieron el viernes. Salen todos.

Ha detallado que el club queda "en muy buenas manos" y que Víctor Varela será la persona de referencia de los nuevos dueños. "Nos vamos con la satisfacción del deber cumplido, vinimos con una deuda millonaria y dejamos el club con un grupo solvente y a 31 de julio, con el pago íntegro de la deuda a Hacienda el club queda saneado, con una deuda pequeña a largo plazo dentro del concurso".

"Nos encontramos con el club en estado terminal y ahora lo dejamos en la élite del fútbol, con un proyecto ilusionante en lo deportivo", ha indicado Garrido. "Veníamos a esto, a sanear el club, aportar estabilidad y que el Alba recuperara el prestigio que había perdido".

Garrido comparece junto a José Antonio Iniesta y Santiago Pozas. Ha detallado que se plantearon salir "tras un problema con la Diputación" pero que no lo hubieran dejado "si el club no hubiera quedado en buenas manos".

Ya "como aficionado del Alba" ha pedido "al menos 100 días de gracia para los nuevos gestores del club, aunque yo no los tuve". "Somos inversores comprometidos, capaces, nos gusta el fútbol y desde aquí iremos a otro sitio a continuar con nuestro trabajo".

"Nos vamos igual que vinimos, sin hacer ruido, dejando el club en buenas manos". Ha dado las gracias a todos los que les han apoyado. Se ha acordado de Rafael Candel y Carlo Parra "que fueron los primeros que me hablaron del Alba y me demostraron no tener ningún interés económico, pero quien hizo posible que llegara fue la familia Iniesta, que apareció en el momento más complicado del club en sus 75 años de historia".

Se ha acordado de los trabajadores "que son el corazón del Alba, que estaban en situación penosa cuando llegamos" y ha indicado que "aquí hay gente que trabaja por cuatro. En lo personal les digo a todos que me tienen a su disposición y les mando un mensaje de tranquilidad porque el club entra en una fase mucho más ilusionante". Ha dado las gracias a todo el Consejo de Administración del que ha dicho que ha sido "modélico y sin conflictos".

Ha dado las gracias al cuerpo técnico y a todos los jugadores. Ha dado las gracias a la afición "porque el Alba es lo que es por la afición".

Ha indicado que existe un compromiso escrito desde hace 10 días y que se han tomado "de acuerdo" decisiones como la campaña de abonos, porque no se podía dejar de tomar decisiones.

 

José Antonio Iniesta ha indicado que deja el Alba "satisfecho" y que no repetiría por algunas personas pero sí por otras y la afición. Ha considerado que "para mí fue un reto importante". "Lo único que hecho aquí es poner dinero", ha indicado.