Log in

CURIOSIDADES DEL ALBACETE-LA HOYA

 

¡A la caza del espontáneo!.- Cuando los jugadores volvieron de vestuarios algunos aficionados saltaron al campo. A uno de los primeros un vigilante lo persiguió por la banda, pero logró 'escapar' a las gradas.

 

 

 

Discreta llegada de Garrido.- El presidente del Alba, José Miguel Garrido, llegó al estadio mientras los aficionados estaban en la 'quedada' para animar a los jugadores en vestuarios, pero optó por seguir y pasar más desapercibido que el equipo.

 

Ovación para todos.- La afición estaba muy contenta con el importante día que se vivía en el Carlos Belmonte y hubo ovación para todos, incluso para los buenos de Bleda y Pepe 'Carteles', que también notaron el apoyo de la afición.

 

 

Un paso, dos pasos, tres pasos...- El entrenador de La Hoya, José Miguel Campos, midió antes del encuentro la distancia entre el área y el fuera de banda. No es el primer entrenador al que vemos tomando estas curiosas referencias.

 

 

La piña, antes de salir.- Los jugadores de La Hoya decidieron hacer la tradicional piña que los jugadores suelen llevar a cabo en el terreno de juego, antes del inicio del partido, ya en el túnel de vestuarios.

 

Un campo de Primera.- El Carlos Belmonte es un estadio de Primera y los jugadores de La Hoya no dejaron pasar la oportunidad de hacerse fotografías en este campo. Como a otros muchos equipos les vimos llevarse un recuerdo de su paso por este estadio.

 

 

Los familiares de Sergio le apoyaron contra su exequipo.- Familiares y amigos de Sergio, natural de Albacete y que militó en distintas categorías en el club blanco, quisieron mostrarle su apoyo en el Belmonte, al que llegaba con La Hoya.

 

El banquillo, también de los nervios.- Como la afición, en los minutos finales, el banquillo del Albacete Balompié estaba literalmente de los nervios, deseando escuchar el pitido final y poder celebrar la importante victoria que nos hacía líderes.

 

La emoción de Carlos.- Llevaba semanas fuera de la convocatoria y apareció en el partido más importante para marcar un gol que nos hacía líderes. Normal que Carlos estuviera después tan emocionado que lo primero que hizo al terminar el partido fue irse a abrazar a su familia.