Log in

LAS CURIOSIDADES DEL ARROYO-ALBACETE

 

El humor del míster.- Antes de comenzar el partido y mientras el ex del Alba Buades conversaba con el míster y algunos jugadores, Luis César bromeaba con Buades con que era ‘Pepito piscinas’.

 

 

 

Calle hace de ‘míster’.- La experiencia es un grado y el delantero Antonio Calle no pudo evitar saltar del banquillo en alguna ocasión para corregir a sus compañeros, ejerciendo de ‘míster’  improvisado. En la imagen le vemos dando órdenes junto a Juanky.

 

Cosas del oficio.- Los cámaras de Canal Extremadura tardaron algo más de un cuarto de hora en poder arreglar la cámara antes de empezar y los aficionado que estaban detrás ya tuvieron bastante; que si vaya partido vais a pasar, que hoy no cobráis… cosas del humor extremeño.

 

 

Un presidente carismático.- Juan Bermejo, presidente del Arroyo, se acercó a Rodri, delegado del Alba, al acabar el partido para decirle que le transmitiera a Calle que había tenido un muy buen gesto al aplaudir al público, según él, tras la expulsión. Es más, incluso subió después al autobús para decírselo al jugador.

 

 

Le gustan las pintadas.- Suponemos que al presidente del Arroyo le gustan las pintadas que hay en el campo, porque ya estaban el año pasado y siguen sin borrarlas. Claro, que el presidente es muy querido, también por los jugadores que están muy contentos con él y sus pagos al día, y como le favorecen pues habrá querido dejarlas.

 

¿Pagará multa Luis César?.- Luis César vio la amarilla en Arroyo, ahora queda saber si esta semana pagará o no la multa, como la que él impone a los jugadores, por ejemplo, si se pasan de peso. El viernes precisamente bromeaba sobre eso y cómo algunos le reclaman que pague por la expulsión en Córdoba.

 

 

Buades quería más tiempo.- Ya al final, y con Rubén Cruz tendido sobre el terreno de juego, Buades no dudó en recomendarle al árbitro que tenía que descontar seis minutos. El colegiado no le hizo caso y añadió cuatro, que se nos hicieron eternos ya con diez jugadores.

 

No era para menos después del carrerón.- César Díaz estaba muy cansado después de su sensacional carrera en el segundo golazo. Además, en su codo se observan las heridas de un césped artificial que no estaba en buenas condiciones y que quemaba.

 

¡Vaya tela cuánto mensaje!.- Cuando Noguerol, tras el partido, encendió el móvil, tenía más de 150 mensajes de felicitaciones por la gran victoria. Sentado en un banco mientras cogía el autobús de vuelta le vimos ir respondiendo a los mismos.