Log in

MÁS CERCA DE SEGUNDA (3-3)

Sufrió el Albacete Balompié para sacar un resultado que le fuera favorable de cara al partido de vuelta, contra el Sestao, en los play off, pero alcanzó un empate a tres tras 90 minutos en los que los de Luis César llegaron a ir perdiendo por 3-1, en un partido en el que fallaron por momentos pero en el que se repusieron de las adversidades y mantuvieron la calma en instantes claves como los penaltis que acertaron a marcar para sumar el empate.

Los locales se adelantaron en el minuto 15 con un gol de Josu que aprovechó el despiste de los jugadores blancos para poner por delante al Sestao, aunque tres minutos más tarde Rubén Cruz hacía el empate a uno, en una jugada tras un gran centro de Rojas.

Con el gol del Alba la alegría de los aficionados se desbordaba y algunos incluso invadieron el campo y se 'subieron' literalmente a la chepa de Jorge Díaz.

En el minuto 32, el Sestao seguía amargando la tarde a los de Luis César que andaban algo despistados en defensa. Gerardo hizo el 2-1, resultado con el que se iba el partido al descanso. Y no se habían cumplido los cinco minutos de la reanudación cuando Diamanka anotaba el 3-1 que hacía a los locales soñar con el ascenso y hacía presagiar un mal desenlace para el Albacete Balompié.

El Sestao seguía acercándose con peligro al área del Alba y el club blanco también tuvo alguna oportunidad en las botas de jugadores como César Díaz, pero Raúl, el meta local, acertó a desviarlos o detenerlos.

En el 68 cambió el rumbo del partido, con un penalti a favor del Albacete Balompié que transformaba Rubén Cruz para acortar al 3-2. Y en el 86, el Sestao se quedaba con diez hombres, por la expulsión de Resines tras agradir a Samu sobre el terreno de juego, y el Alba tenía otro penalti a favor, que transformaba Calle para conseguir el importante empate a tres que pone de cara la eliminatoria a los de Luis César de cara al partido de vuelta en el Belmonte.

El Alba pudo celebrar el empate con sabor a victoria aunque son conscientes de que todavía quedan los 90 minutos de juego de la vuelta en el Belmonte. Eso sí, si este sábado en Sestao había 500 aficionados del Alba; el domingo que viene el Belmonte será un fortín, en un partido en el que se prevé un lleno absoluto y para el que se han vendido ya unas 11.000 entradas. La afición será el jugador número doce en el partido que nos separa, al menos de momento, de Segunda División.