Log in

EL EXPRESIDENTE DEL ALBA REPRESENTARÁ FUTBOLISTAS

Lo cuenta este sábado el periodista Cristóbal Guzmán en La Tribuna de Albacete: dos miembros del Consejo de Administración del Albacete Balompié controlan sendas empresas de representación de jugadores constituidas, respectivamente, a finales de 2013 y en enero de 2014. Se trata de Saúl Ruiz y del consejero y expresidente del club Agustín Lázaro.

Lo cuenta este sábado el periodista Cristóbal Guzmán en La Tribuna de Albacete: dos miembros del Consejo de Administración del Albacete Balompié controlan sendas empresas de representación de jugadores constituidas, respectivamente, a finales de 2013 y en enero de 2014. Se trata de Saúl Ruiz y del consejero y expresidente del club Agustín Lázaro.

Saúl Ruiz de Marcos es socio único de Conciertos Sublimes SL, una sociedad constituida en julio de 2012 cuyo objeto social era «todo tipo de organización, promoción, producción y actuaciones y actividades relacionadas con toda clase de eventos» y cuyo administrador único era Bitácora Inversiones &Gestión SL.

Agustín Lázaro procedió igualmente a constituir Amar Cantera SL, una sociedad, de la que es administrador único, sólo una semana después. La empresa, cuyo comienzo de operaciones data del 8 de enero de 2014 con un capital de 3.000 euros, quedó registrada en los actos inscritos del Borme el 20 de enero, la misma fecha en la que se dio de baja como apoderado de Bodega Iniesta SL.

El objeto social de la sociedad, con domicilio social en Fuentealbilla, es muy similar a la anterior, a saber, «la representación de futbolistas y deportistas en general, así como lamediación ante clubes y sociedades deportivas para la estipulación de contratos de prestación de servicios profesionales por parte de los deportistas representados», algo adelantado recientemente por 'Libre Directo' de Radio Chinchilla.

La actividad en sociedades de intermediación y la dirección simultánea a los clubes de fútbol han sido objeto de polémica en numerosas ocasiones, y su compatibilidad presenta, al menos, serias dudas atendiendo a la normativa de la FIFA y a un eventual conflicto de intereses, como indica Guzmán.