Log in

Soleado aunque frío día por Bogarra, en la XXVI Ruta Provincial de senderismo de la Diputación

Soleado aunque frío día por Bogarra, en la XXVI Ruta Provincial de senderismo de la Diputación Los participantes disfrutaron de la ruta “Ruta por los Cárcavos”. FOTO LA MACHA PRESS

Este domingo, día 22 de noviembre, tuvo lugar la vigésimo sexta de las rutas que la Diputación Provincial de Albacete organiza dentro de la II Edición de Rutas de Senderismo, en la que los participantes se desplazaron hasta la Sierra del Segura para descubrir Bogarra.

La ruta se denominaba “Ruta por los Cárcavos”, con una dificultad técnica baja-media, un recorrido lineal, de alrededor de 16 kilómetros de distancia, y aproximadamente cinco horas de duración.

La actividad comenzaba a las 9 de la mañana, desde Potiche, pedanía de Bogarra, presentación de los que serían nuestros magníficos guías y organizadores de esta ruta, socios del Centro Excursionista de Albacete, desde la puerta del bar de esta pedanía en la Sierra del Agua Albaceteña, denominada así por la confluencia de los ríos: Paterna, Bogarra, Mundo etc.

Partimos por carretera en dirección a la aldea de los Vizcaínos, otra pedanía de Bogarra, un enclave privilegiado que en la actualidad cuenta con varios alojamientos de casas rurales. Atravesamos varios puentes para cruzar el río Bogarra, y paralelos a este cogemos una pista que nos adentra en un impresionante cañón, plagado de pinos principalmente, al poco de pasar por los Vizcaínos podemos observar una vivienda pegada al muro calizo y una serie de esculturas esculpidas en rocas que muestran diversas figuras, que según nos indica el alcalde de Bogarra, Ángel Valentín Sánchez, ambas obras pertenecen a Gabriel Martínez Monroy, ex futbolista y artista de la provincia.

Continuamos el camino para llegar al conocido paraje de “Las Juntas”, lugar donde se unen los ríos Bogarra y Mundo, para convertirse en uno solo, el Río Mundo, cuyo curso iremos siguiendo, aunque a bastantes metros más arriba ya que crea un cañón de impresionante altura y preciosas vistas.

Llegamos hasta el paraje del cortijo “San Martín”; se trata de una gran casa con varias dependencias que el paso del tiempo ha ido deteriorando por su estado de abandono, una pena porque está situado frente a unas maravillosas vistas, por lo que aprovechamos para almorzar y aprovechar el calorcito del sol que ahí nos daba.

Tras el tentempié, continuamos la ruta y podemos observar un grupo de colmenas en las cuales estaba trabajando un apicultor, al cual pudimos ver en varias ocasiones más durante nuestro trayecto, ya que hay gran cantidad de plantas aromáticas por esta zona y es terreno propicio para el desarrollo de esta actividad, como así pudimos atestiguar.

El camino comenzaba con una suave subida por una pista, con restos de una reciente tala, abandonamos la pista para atravesar un trozo de bosque con el fin de “atajar”; ahorrándonos algún kilómetro.

Tras recorrer este, tomaremos de nuevo el camino que poco a poco nos conducirá a una bellísima y zigzagueante senda de herradura que nos situará frente a una de las espectaculares paredes rocosas que forman el cañón del río mundo, las cuales albergan especies de flora autóctonas en peligro de extinción.

Las vistas son impresionantes, en la umbría apenas se podía ver el fondo del cañón, tras la verticalidad de la roca. Al fondo, justo enfrente, podemos observar el pico más alto de por allí, “La Albarda” de 1.254 metros de altura, aunque el sonido de las aguas del río Mundo era constante, pocos eran los lugares donde al fondo del cañón se podía observar sus cristalinas aguas, cristalinas gracias a su difícil acceso.

Nos asomamos con mucha precaución al borde del cañón y podemos ver en lo más profundo nuestro destino, la presa de los “Cárcavos” nombre que recibe también la pedanía que hay un poco más adelante, y a la cual, tras una bajada llegaremos.

El cortijo de los “Cárcavos” es una pequeña aldea y lugar donde el río Mundo es retenido en la presa que vimos desde arriba y que se encuentra a pocos metros y verte de forma torrencial sus aguas bajo esta singular aldea.

El curso del río Mundo que irá a nuestro lado derecho nos llevará a una senda que sube hasta la aldea de Royo-Odrea ya en el municipio de Ayna, y punto final de nuestro recorrido, aunque antes recorremos un kilómetro y medio en subida, para poder contemplar la espectacular vista de la sierra con sus dos elevaciones: “El Prao y el Pico” y el famoso Pontarrón, vuelta a la aldea de Royo-Odrea donde nos esperaba el autocar para trasladarnos a otro precioso lugar de Bogarra, “El Batán” bellísimo rincón donde se sitúa el restaurante donde disfrutamos de una merecida comida.

La próxima ruta será el domingo día 29 de noviembre en Villarrobledo , denominada “Ruta de la  Pasadilla-Los Castellones”, una marcha de 16 kilómetros de distancia, de una dificultad técnica baja con salida a las nueve de la mañana desde el municipio de Villarrobledo.