Log in

“Agua Viva” ¡Almansa, Naturaleza y Patrimonio!

Ayer sábado comenzó la segunda edición de las rutas de senderismo de la provincia, que organiza la Diputación Provincial, para promocionar tanto el turismo, como el deporte y la cultura que ofrecen nuestros pueblos. Tras el éxito de la anterior edición, con siete rutas, este año serán 27 los pueblos que se suman a esta iniciativa, que impulsa la Diputación, con el apoyo de los ayuntamientos y asociaciones de montaña y senderismo.
Para comenzar esta edición nos desplazamos hasta Almansa para conocer tanto su riqueza paisajística como monumental.
Esta ruta circular denominada "Agua Viva" con una dificultad media y 16 km de distancia y que comienza y termina en el Santuario de Nuestra Señora de Belén.
Tras el saludo del alcalde de Almansa y presidente de la Diputación, Francisco Núñez, y el diputado provincial de Deportes, Ángel Salmerón, que nos acompañó durante toda la ruta, comenzamos con las sabias explicaciones que tanto el grupo senderista "Pudiendo ir mal,…" y las técnicos de la oficina de turismo de Almansa, y con un día un tanto encapotado salimos sobre las nueve de la mañana desde el Santuario de Nuestra Señora de Belén lugar de donde reside la Virgen de Belén de mayo hasta septiembre, por la que se celebran dos romerías multitudinarias, una para traerla desde Almansa y otra para su regreso.

Pasamos por  un paisaje rodeado de olmos, pinos y encinas y continuamos siguiendo el curso de la Acequia de Alpera que recoge las aguas de la vecina población, que antaño fuera motivo de disputas y rencillas entre vecinos y que desembocan en el embalse que origina nuestra visita de hoy. La construcción de la acequia tiene origen medieval.

En el camino distinguiremos a lo lejos el viejo Apeadero del Ángel, antiguamente utilizado por los romeros. Pasaremos al lado de la Casa Ochoa, construcción de labor típica de la zona. Veremos la Bodega de los Suizos, que actualmente utilizan un sistema de elaboración del vino ecológico.
El camino prácticamente se desarrolla por pista o caminos, en muy buen estado y con unos paneles informándonos de todo lo que vamos viendo durante nuestra travesía, tanto paisajísticos como de la fauna que por allí vive.
El sol aparecía y desaparecía a su antojo, aunque el aire, en algunas zonas soplaba con fuerza y hacía el paseo más desapacible.
Actualmente, el conjunto forma parte del proyecto “Agua Viva”, que le da el nombre a la ruta de hoy y constituye la mayor extensión de agua de la zona. Llegaremos al primer Observatorio de Aves. Y antes de llegar a la presa realizaremos un alto en el camino en un área recreativa “El mirador de la presa” desde dónde además de almorzar, lo que cada uno aporte, disfrutaremos de un magnífico paisaje.

Los continuos litigios sobre los derechos y turnos de reparto del agua, así como el incremento de la demanda por el aumento poblacional, motivaron la construcción del Pantano de Almansa a finales del siglo XVI. Calificada como la presa más antigua de España en la modalidad gravedad-arco y uno de los embalses más antiguos de los que se encuentran en activo de Europa, su construcción finalizó en 1584.

Vamos bordando la laguna y viendo todas las intervenciones que en sus alrededores van haciendo, también podemos observar gran cantidad de aves acuáticas. El camino es muy cómodo y prácticamente llano, en alguna ocasiones alguna pequeña subida pero suave.

Nos dirigimos ahora al Púlpito. Se trata de un pequeño cerro en el que han aparecido innumerables fragmentos de cerámica de distintos gruesos, colores y formas, barros toscos, de mala calidad y sin la cocción de los de Meca o Amarejo. No se ha excavado y actualmente se encuentra expoliado.

Continuaremos por las sendas que bordean el embalse. Dentro del ecosistema del monte mediterráneo, nos acompaña el pino Carrasco, que configura el bosque más representativo y extenso en la comarca almanseña. Pinar abierto y luminoso, con encinas dispersas, bajo el que crece un rico sotobosque de especies arbustivas: coscoja, enebro de la miera, espino negro, aliaga y romero. En nuestro recorrido nos encontraremos con impresionantes diques de contención de lodos, que se encuentran distribuidos en varias ramblas. Toda una aventura atravesarlos, sobre todo para vario de los senderistas con vértigo, y mas que justo en ese momento apretaba el viento, aunque con el buen compañerismo y la ayuda del grupo senderista no hubo problema alguno.

Una vez pasado el obstáculo, y serenado por el paso de los diques y el barranco donde se encuentran, continuamos nuestro recorrido de regreso por un camino cómodo de monte bajo, y desde donde podíamos observar nuestro destino final, el Santuario de Nuestra señora de Belén, y al cual llegamos sobre las dos de la tarde, tras un pequeño descanso y aperitivo visitamos su magnífica Iglesia-ermita, levantada en el siglo XVII y con un retablo barroco de 1745, donde actualmente está la Virgen de Belén, desde el seis de mayo hasta el tercer domingo de septiembre, que son las fechas de celebración de la multitudinaria romería que traslada a la virgen hasta Almansa y viceversa. También pudimos visitar la bodega-museo para después dirigirnos justo al lado al restaurante donde pudimos disfrutar de un arroz caldoso y unos gazpachos típicos de esta zona.

Por la tarde realizaremos un pequeño recorrido por el casco histórico de la ciudad. Partiendo desde el centro de interpretación del castillo, hasta la Plaza de Santa María de la Asunción, situada a los pies del mismo, nos encontramos con La Casa Grande, actual Ayuntamiento. Es un antiguo palacio del siglo XVI en el que es de admirar la imponente fachada de 1575 y patio interior porticado. En el centro de la plaza se sitúa la entrañable Fuente de los Patos, que suele ser punto de encuentro de almanseños y visitantes. Desde este punto, podemos admirar la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, realizada en el siglo XVI,  de estilo renacentista. Merece la pena contemplar la única torre de ladrillo, construcción barroca del siglo XVIII, así como la fachada de la Capilla de la Comunión, de 1768.

Continuando por la calle Aragón podemos ver las fachadas de Casas Solariegas como la de los Enríquez de Navarra, que es donde se firmó la capitulación de la Batalla de Almansa, y la de los Marqueses de Montortal, levantada en torno a un bello jardín y en cuyo exterior destacan sus rejerías de forja.

La próxima ruta tendrá lugar el domingo 22 de febrero y nos desplazaremos a Villalgordo del Júcar, denominada “Ruta del Río Júcar” con un recorrido de 20 kilómetros de distancia y una dificultad media.

Modificado por última vez enJueves, 29 Octubre 2015 17:08