Log in

Poco sol y algo de lluvia en la VI Ruta Provincial de senderismo organizada por la Diputación, en Alpera

Este domingo, día 22 de marzo, tuvo lugar la sexta de las rutas que la Diputación Provincial de Albacete organiza dentro de la II Edición de Rutas de Senderismo. Anteriormente, los participantes visitaron Almansa, Villalgordo de Júcar, Madrigueras, Chinchilla y Alcaraz y ahora tocaba disfrutar de los rincones de Alpera.

La ruta se denominaba “El bosque- Monte  Pinar”. Con una dificultad técnica media- baja, un recorrido de 18 kilómetros y aproximadamente cinco horas de duración.

El día empezaba cubierto pero no con mucho frio, tras tomar un café en  el pueblo, alrededor de las nueve de la mañana, comenzamos la ruta, atravesamos el pueblo hasta llegar a la ermita de San Roque. Construida a finales del siglo XVIII con las limosnas de los vecinos ante el fin de una “epidemia de calenturas malignas” después de invocar a San Roque.

De planta en forma de cruz latina, sobre el cruce de las naves se encuentra la cúpula sobre pechinas, coronada por una linterna de ladrillos macizos de una gran perfección que sirve para dar luz al crucero. La fachada principal tiene forma trapezoidal con el fin de ocultar los contrafuertes laterales, rematada con una espadaña, elemento que distingue a las iglesias parroquiales  de las ermitas y conventos. San Roque fue declarado el patrón de la localidad y se instauró su fiesta el 16 de agosto.

 

Ya desde aquí,  un poco más adelante, salimos del pueblo por un camino dirección a El bosque, nuestro siguiente destino, y lugar en el que se encuentra uno de los lugares más conocidos de Alpera, como es la Cueva de la Vieja. Transitamos  por un camino rodeado de viñas, olivos, almendros y terrenos de cultivo, también aparecían las primeras aliagas con sus flores de un amarillo intenso, junto a distintas especies aromáticas como romeros y tomillos. Poco a poco vamos cogiendo altura y la temperatura era idónea para andar por el monte, con el buen olor que desprendían las plantas y la preciosidad del paisaje que contemplábamos conforme íbamos subiendo.

Llegamos al paraje de El bosque, que es uno de los miradores privilegiados de Alpera y sus alrededores, desde donde se puede observar el Castellar de Meca, aquí también se encuentran ubicadas las pinturas rupestres,  en La Cueva de la Vieja. Se trata de una de las estaciones con arte rupestre más relevantes del sector oriental peninsular que, desde 1998, ha sido declarada por la UNESCO Patrimonio Mundial.

Es un abrigo de notables dimensiones en el que se conservan motivos pintados representativos de dos artes prehistóricos: el Arte Levantino y la Pintura Esquemática. El reconocimiento de su valor como documento prehistórico fue ratificado en 1924 al declararse Monumento Histórico Artístico de Ámbito Nacional. En cuanto al Arte Levantino hay que decir que es una expresión creencial de los últimos cazadores-recolectores epipaleolíticos que poblaron las sierras alperinas entre los años 10.000 y 6.000 años antes del presente. Esta expresión plástica, exclusivamente pictórica, figurativa, monocroma, con un procedimiento técnico muy singular logrando el característico trazo de pluma levantino, conserva -en la que ha sido calificada popularmente como "una cueva de lujo"- más de 170 motivos pintados, en una notoria diversidad de tamaños y de opciones. Todos los motivos son de color rojo, realizados con pigmentos minerales y pintados con plumas de ave. La Cueva de la Vieja fue el lugar escogido por los grupos prehistóricos, probablemente durante milenios, para llevar a cabo una serie de rituales entre los que se encuentra la propia acción pictórica; todos los cuales forman parte del mundo de las creencias. Es un auténtico santuario en el que la acción humana y el entorno natural forman una particular simbiosis, eso nos contaba Rafael Jara Pozuelo, bibliotecario del pueblo, que en esta ocasión hacía de guía turístico.

Aprovechamos la parada para almorzar y degustar el vino de la zona vinos de la Bodega Santa Cruz de Alpera.

Ya con fuerzas y visitada la cueva continuamos marcha ahora de bajada hacia Monte Pinar – Dehesa, rodeada de numerosos vallejos y flanqueada por amplias cañadas, que por su carácter calizo filtra las aguas de lluvia dando lugar a numerosos afloramientos de manantiales en los valles circundantes. Su vegetación mayoritaria está formada por carrascas y coscojas, algún roble, sabinas y pinares de repoblación, ya que no se ha librado de incendios forestales en el pasado. Esta zona ha tenido un aprovechamiento cinegético muy importante, en su interior existe un vallado cinegético, propiedad de Junta, dedicado a la cría de venados.

Conforme avanzábamos empezaba a llover, no con mucha intensidad aunque poco a poco te empapabas, rápidamente a sacar los ponchos y acelerar un poco la marcha, pero en breve la lluvia cesó. El camino variaba, igual andábamos por pista como por senda o atravesando bancales, con los pies cada vez más pesados a causa del barro, aunque sin pedida ya que íbamos bien guiados por parte de los componentes la Asociación Veredas y Caminos de Alpera.

Atravesamos distintos parajes como “El Seg”, pasando por “El Chorillo” y las fincas de “El Reviejo “y “La Zarzuela” donde volvió a llover con algo más de intensidad,  aunque luego salió el sol que nos acompaño hasta nuestro destino final en La Casilla de los peones, situada en la carretera de Alcalá del Júcar y donde  nos prepararon una deliciosa y copiosa comida a la lumbre.
La siguiente ruta será el próximo sábado 28 de Marzo a Bienservida, una ruta  denominada “La Pileta y el Tejo de Bienservida” de 15 kilómetros de distancia, de una dificultad media-baja con salida a las 9:30 h. desde el Puerto de la Sierra.

Modificado por última vez enJueves, 29 Octubre 2015 17:08