Log in

SOL Y BONITAS VISTAS EN LETUR, EN LA XXI RUTA PROVINCIAL DE SENDERISMO DE LA DIPUTACIÓN

Los participantes disfrutaron de la “Los Cabezos de la Abejuela-Letur (casco histórico)”
Albacete, 12 de octubre de 2015.- Este sábado, día 10 de octubre, tuvo lugar la vigesimoprimera de las rutas que la Diputación Provincial de Albacete organiza dentro de la II Edición de Rutas de Senderismo, en la que los participantes se desplazaron a Letur.
La ruta se denominaba “Los Cabezos de la Abejuela-Letur (casco histórico)”, con una dificultad técnica media, un recorrido lineal que comenzaba en la Abejuela y terminaba en Letur, de casi 16 kilómetros, y aproximadamente cuatro horas de duración.
Salimos a las siete de la mañana de Albacete, todavía de noche, desde el lugar habitual con el autobús, tras una hora y media de camino llegamos a la pedanía de La Abejuela que se encuentra a unos ocho kilómetros de distancia de Letur y, tras un café para despejarnos un poquito y hacer la foto de grupo de rigor, iniciamos ruta alrededor de las nueve de la mañana.
Comenzábamos marcha en dirección a la sierra del Cerezo por la cañada de la Abejuela, primero lo hacíamos por camino o pista forestal cómoda, entre terrenos de cultivos y almendros. Luego giramos hacia el Monte Pozo Reolid por una antigua senda recuperada recientemente, y poco a poco íbamos ascendiendo de una manera tranquila, en fila de uno y a la sombra de los pinos que plagaba este monte, de hecho, a medio camino encontramos una calera invadida en su interior por estos árboles.
Una vez arriba nos dispusimos a tomar un bocado, y descansar un poquito.
Continuamos de nuevo por pista en dirección a Letur, pasamos por debajo de la Ctra. CM3217 hasta llegar un mirador natural cerca del Corral de la Rada, donde las vistas de Letur, presidida por su impresionante iglesia de la Asunción, dejó boquiabiertos a gran parte de los excursionistas, vistas que continuaron acompañándonos casi el resto del camino, primero por la pista que soltaban a los toros para los encierros en las fiestas del municipio por el barranco Balones y, según nos aproximábamos al municipio, por  su Vega del Arroyo de Letur.
Llagamos a Letur y comenzaba la ruta cultural por el municipio, ya que Letur, en 1983 fue declarado Conjunto Histórico-Artístico por ser el trazado medieval de origen árabe mejor conservado de la provincia de Albacete, es un conjunto arquitectónico realizado en tapial, a base de tierra, agua y cal, junto con piedra, madera y caña. Es uno de los pueblos con más encanto situado en el bello enclave natural de la Sierra del Segura, donde los elementos de la naturaleza y el trazado urbano conviven en estrecha armonía.
Visitaron la Iglesia de Nuestra Sra. de la Asunción, templo gótico y renacentista, realizado en piedra caliza del terreno, de color marrón, que contrasta con la caliza más blanquecina de los nervios y columnas del interior, de una sola nave, dividida en tres tramos con bóvedas de crucería o terceletes, con cinco capillas en la nave central, y un coro a los pies con un gran arco escarzano y una magnifica bóveda estrellada.
Justo al lado se encuentra el Ayuntamiento, elegante construcción renacentista del XVI,  dividida en dos cuerpos, siendo el inferior de buena sillería, con dos amplios arcos de medio punto que descansan sobre columnas toscanas, albergando un espacio abierto que es la lonja, lugar donde se realizaban en siglos pasados representaciones y obras de teatro.
Continuamos la visita por las estrechas calles, con un encanto especial ya que conserva todo el esplendor que dejaba impresionados a los visitantes que no conocían las maravillas que Letur esconde y llegamos a la Ermita del Alto de la Concepción, templo de nave cuadrada con paredes de tapial y sillería en esquinas y portadas. La empinada escalinata, descubierta recientemente, enmarca una interesante portada de gusto renacentista, similar a la de la Iglesia, con una inscripción “Año 1625”. En su interior, un magnífico artesonado de tradición mudéjar, que cierra la cubrición de la única nave que tiene el templo.

Continuamos por la parte alta del casco antiguo y nos asomamos al Mirador de la Molatica, un balcón natural, encaramado sobre los cortados rocosos que forman el peñón donde se asienta el pueblo, se nos ofrece una bonita estampa de los huertos con sus hormas de tradición árabe, serpenteando por encima del cauce del arroyo de Letur, que recoge casi la totalidad de las aguas que nacen en todo el término, desembocando hacia el norte en el río Segura, que transcurre paralelo a la sierra del Regalí. Debajo de este mirador está el camino de los Cantalares, con pintorescos nacimientos de agua, como el Charco Pataco, cuevas y grutas, como la del Frescor, árboles singulares, etcétera.
Ya desde aquí nos dirigimos de nuevo hacia la plaza donde se encuentran la iglesia y el Ayuntamiento para ir pasando por debajo del muro de los restos del castillo a visitar el Charco de las Canales, piscina natural de aguas cristalinas que ocupa una poza del cauce del arroyo, proveniente del nacimiento de las fuentes. Este lugar fue utilizado en otros tiempos, para la venta de ganado en las ferias de septiembre, cuyo acceso se realizaba desde el puente por una gran rampa. Con posterioridad sufrió ciertas transformaciones para adecuarlo como zona de recreo y baño.
Aquí concluye nuestra ruta de hoy, acompañados por el brillante sol que hizo disfrutar a los cincuenta participantes de un día espléndido en este bonito pueblo serrano. 
La próxima ruta será el sábado 17 de octubre en Paterna del Madera, denominada “Vuelta al  Calar de la Osera y los Altos del Encebrico” una marcha 15 kilómetros de distancia, de una dificultad técnica media  y con salida a las nueve de la mañana desde la El “Empalme” a cinco kilómetros de Paterna del Madera

Modificado por última vez enViernes, 30 Octubre 2015 03:48