Log in

DERROTA DEL ALBACETE BASKET (63-72)

Albacete Basket se enfrentó en la mañana del domingo a Covibar Rivas en el que se sabía de entrada sería un complicado compromiso a afrontar en el pabellón del parque.

Formó Gálvez un 5 inicial con Ferry para subir al bola y aprovechar su tiro perimetral, Gudmunsson con la misma intención, un Uge cada vez más acertado e igual de voluntarioso que siempre bloqueando, creando espacios para los compañeros y anotando y Bonete que fue precisamente quien desde más allá del 6´75 abría el marcador poniendolo 3-0 para los albaceteños. Además de ellos, Fall, intentando mostrarse recuperado de forma y que por momentos volvió a deleitar al publico del pabellón en ambos aros con tapones y colgandose de la canasta contraria.

Sin embargo, como en el guión estaba previsto, Rivas no iba a vender barato el partido. Y terminó llevándoselo. Ya en el primer cuarto demostró claramente sus intenciones con un 14-21 y un Alejandro Iglesias que se iba en la primera manga ya hasta los 8 puntos. 

A finales del primer cuarto Gálvez introdujo en la liza al guantanamero Elías. Si bien no tuvo tiempo en un minuto y medio de juego, en el segundo cuarto sí comenzó realizando acciones de esas a las que ya tiene acostumbrada a la parroquia verdiblanca. Dos mas uno, Fox que la metía de tres y poco a poco se igualaba el electrónico. El equilibrio en el marcador se alcanzó con la cifra de 24. Pero a partir de este momento los locales no supieron seguir al ritmo y volvieron a permitir que Rivas se alejara a 8 puntos en el electrónioco. 26-34.

Lo intentaba Gudmunddson, Lo intentaba desde la pintura Elías pero sin demasiado acierto hasta que a dos minutos del descanso era Miguel Raez quien con su segundo triple ponia otra vez las bases de la tercera remontada blanquiverde. Pocos segundos después el tercero se salió caprichosamente de dentro y a poco mas de un minuto de ir a vestuarios Gálvez pedía tiempo. En la reanudación Falta sobre el hispano-argentino Fox, los dos dentro y con ellos algo de oxígeno. Sobre todo cuando en el siguiente ataque madrileño los de Rivas cometían falta en ataque. En la penetración a canasta de Andrew Ferry el norteamericano era objeto de falta. Dos tiros de los cuales convirtió uno. Cuatro puntos de desventaja al descanso ya no parecían una empresa tan complicada de remontar, pero otra vez Alejandro Iglesias y esta vez sobre la bocina ampliaba una vez más la ventaja. 32-39 y a vestuarios.

Rivas siguió intratable en la reanudación. Pablo Giménez perforó de tres para poner la máxima diferencia de los madrileños. 32-46. Albacete Basket no encontraba su juego y en ataque se mostraba nervioso y con prisa, como si el balón le quemara en las manos sin restar merito a la defensa presionante del equipo capitalino.

Ni siquiera desde la linea de tiros libres el acierto era demasiado elevado. Y a los tímidos e infructuosos ataques verdiblancos respondía Rivas anotando de tres. Ferry lo intentó. Pero no había la misma suerte cuando se trata del aro atacado por los de Alfredo.

Alejandro Iglesias conseguía elevar aún más la diferencia con un triple dejando a falta de 2:30 del tercer cuarto, 37-52. Y ni Reilly ni Elías, que intentaban recortar puntos de tres en tres tenían la misma suerte. El tercer cuarto registró un tanteo final de 41-54.

En el cuarto periodo Rivas siguó mostrando que al parecer es la bestia negra de los manchegos. La diferencia llegó a crecer por encima de los 20 puntos a pesar de la insistencia y constancia de Fox en continuas penetraciones a canasta que seguían sin sumar. Un triple precisamente del hispano-argentino y una buena y peleada canasta de Reilly que sacó la personal recortaron la diferencia a 15. Pero ya sólo eran dos los minutos por disputarse y el partido fue muriendo. A falta de un minuto un triple de Ferry y un dos mas uno de Massine volvían a hacer creer a la parroquia albaceteña; La ventaja volvía a ser de menos de 10 puntos (61-69). Demasiado tarde. Al final un decepcionante 63-72, como el total del partido, en el que malos porcentajes en todas las facetas del juego lastraron a los manchegos.