Log in

LOS INCENDIOS FORESTALES SE REDUCEN UN 30% EN LA REGIÓN

Los esfuerzos coordinados de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, a través del Cuerpo de Agentes Medio Ambientales de Castilla-La Mancha y del personal de la empresa pública GEACAM; junto con efectivos del Servicio Provincial de Extinción de Incendios (SEPEI) han permitido que los incendios se reduzcan en más de un 35 % y un 30 % la superficie quemada en Castilla-La Mancha. Unos datos muy positivos por los que el presidente, Emiliano García-Page ha felicitado a los trabajadores durante su visita al aeródromo de la Base de Molinicos (Albacete).
 
García-Page ha mostrado el compromiso del Gobierno regional a los trabajadores que cada día se dedican a preservar nuestro patrimonio natural y ha conocido por parte de los propios técnicos los trabajos que se vienen realizando. Durante la visita ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo que ha explicado que “este año la campaña viene siendo muy positiva, en total 427 incendios forestales en toda la comunidad autónoma”, un 35 por ciento menos que el año pasado. Y ha cuantificado en “unas 3.500 hectáreas”, lo que supone un 30 % menos que el año pasado.
 
Martínez Arroyo ha asegurado que estos datos positivos se deben “a la climatología, a la prudencia de los ciudadanos y al personal de extinción”. Especialmente, ha elogiado a los trabajadores  de extinción por su celeridad, puesto que la mayor parte de los incendios que se han producido han sido conatos, es decir, de menos de una hectárea. En palabras del titular de Medio Ambiente, “porque la reacción ha sido rapidísima y tenemos los mejores medios que hay en España para combatir los incendios forestales”.
 
La Administración regional viene trabajando en el último año en elevar la prevención. En este sentido, el consejero ha destacado el cambio fundamental que ha supuesto que los trabajadores estén dedicados a lo largo de todo el año a prevenir los incendios forestales con diferentes tareas de limpieza y tratamiento del terreno, y otras actividades de adiestramientos, prácticas y formación sobre distintos supuestos; una decisión de la que “se van a ver los frutos a medio y largo plazo, ya que las tareas selvícolas cada vez en más hectáreas tienen su influencia, posteriormente, en los trabajos de extinción.
 
Regeneración tras el incendio de Liétor
 
Además, el consejero de Medio Ambiente ha destacado que siempre que se produce un incendio lo primero que hay que intentar es que la regeneración sea natural y se ha mostrado optimista respecto a la situación del paraje de Liétor que se podría recuperar por sí solo, “gracias a que era un pinar muy consolidado, con mucha semilla viva y, si no se pierde por tormentas fuertes estamos ante una situación de recuperación normal en un paraje de un entorno fantástico”. Pero, en cualquier caso, habrá que esperar al menos un año para ver si la semilla rebrota.
 
Por último, el consejero ha hecho un llamamiento a la prudencia puesto que todavía estamos en riesgo alto hasta el 30 de septiembre, por lo que cuando suceden incendios como el de Líétor y vemos cómo se queda el entorno tenemos que concienciarnos más si cabe –aunque en este caso, la investigación apunta a que el origen fue un rayo-.