Log in

El dueño de Zara mejorará la atención a las afectadas de cáncer de mama en Albacete

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha realizado este miércoles un llamamiento a la responsabilidad de las fuerzas políticas de la región para sacar adelante los Presupuestos Autonómicos de 2017, cuya no aprobación pone en peligro “los intereses, la salud o los servicios esenciales de la gente”.
 
El presidente se ha referido en este punto al Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria 2016-2021 que impulsa el Gobierno regional, así como a los programas de detección de cáncer de colon y cérvix, cuya continuidad dependen de la aprobación de las cuentas regionales de este año. “Lo que está en juego es la vida de la gente, la calidad de vida de la gente”, ha explicado García-Page quien ha subrayado que “en política no vale todo y no se puede jugar con lo más sagrado”.
 
Así se ha expresado el presidente regional tras la firma del protocolo de colaboración entre el Gobierno regional y la Fundación Amancio Ortega gracias al que el organismo presidido por el empresario gallego facilitará la adquisición de material tecnológico de última generación para la detección y tratamiento de enfermedades oncológicas en siete hospitales públicos de la región. Un acto en el que el presidente García-Page ha estado acompañado, entre otros por el vicepresidente de la Fundación, José Arnau; el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz; y las jefas de servicio de Oncología Radioterápica de los complejos hospitalarios de Albacete y Ciudad Real, María Victoria Villas y Eva Lozano.
 
El presidente de Castilla-La Mancha ha agradecido su generosidad a la Fundación Amancio Ortega, al mismo tiempo que ha aclarado que los objetivos de este convenio no están “amenazados por ningún tipo de responsabilidad o irresponsabilidad” política en torno a los Presupuestos regionales de 2017 ya que los contenidos de este acuerdo “están al margen” del Plan de Alta Tecnología Sanitaria. “Esto ni suple, ni complementa” dicho programa al que el Gobierno regional destinará 28 millones de euros, ha subrayado el presidente.

Mediante el protocolo de intenciones firmado este miércoles, la Fundación Amancio Ortega aportará al Gobierno de Castilla-La Mancha un total de 15 millones de euros que se destinarán a la adquisición de equipamiento tecnológico de última generación para la detección y el tratamiento de patologías oncológicas que se sumarán al Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria 2016-2021 que impulsa el Gobierno regional.
 
El acuerdo contempla la adquisición de siete mamógrafos digitales con tomosíntesis e imagen sintetizada y siete aceleradores lineales que se instalarán en siete hospitales públicos del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM).
 
En concreto, los nuevos mamógrafos se destinarán al Hospital General Universitario de Ciudad Real, el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, en el Hospital ‘Virgen de la Luz’ de Cuenca, en el Hospital General Universitario de Guadalajara, el Hospital ‘Nuestra Señora del Prado’ de Talavera de la Reina, el Hospital de Toledo y el Hospital ‘Mancha Centro’ de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Por su parte, se instalarán dos aceleradores lineales en Toledo y Albacete, así como un equipo en Cuenca, Guadalajara y Ciudad Real.