Log in

Procesan a 45 oficiales del Ejército del Aire por cobrar falsas mudanzas y se destapó por Albacete

 Lo recogía este viernes el diario El Mundo, la Justicia militar ha procesado a 45 oficiales y suboficiales del Ejército del Aire por cobrar falsas mudanzas. La resolución, dictada el pasado martes por el Juzgado Togado Militar Central número 2, atribuye delitos contra la Hacienda Militar, castigados con cárcel, a un comandante, 20 capitanes, 18 tenientes y media docena de sargentos.

El sistema destapado consistía en que los procesados, muchos de ellos recién licenciados de la Academia, reclamaban la indemnización por traslado de residencia aportando documentos «que resultan ser falsos o mendaces, al no llevarse a cabo ninguna mudanza». Los mandos obtuvieron así entre 2.300 y 4.000 euros por cada falso traslado.

Los documentos falsos los proporcionaba el cerebro de la trama, el teniente David Hernández, que se llevaba a cambio en torno al 25% del dinero. El juzgado resume así su actividad: «Durante su permanencia, primero en la Base de Cuatro Vientos (Madrid) y luego durante su estancia en el Ala 49 (Palma de Mallorca), se ofreció a los distintos militares que aquí aparecen como inculpados para conseguirles [...] presupuestos de distintas empresas de mudanzas, así como facturas falsas, para con ellas poder obtener éstos, de forma fraudulenta y sin la realización material de mudanza alguna, la indemnización por traslado de residencia». Hernández Calet contaba para ello con la ayuda del capitán «encargado de retocar la documentación falsa».

Las cantidades percibidas por cada falsa mudanza oscilaron entre un mínimo de 2.316 euros y un máximo de 4.059.

El montaje se destapó gracias a un error de kilometraje. En abril de 2012, un empleado civil de Getafe encargado de verificar los papeles detectó la inexactitud en uno de los tres presupuestos que es preceptivo presentar. Se trataba de un teniente que había iniciado los trámites para obtener la indemnización por un traslado desde Palma de Mallorca a Albacete. Las consultas con la empresa de mudanzas acabaron revelando que el documento era falso.