Log in

La Mesa de Desarrollo Local se constituirá formalmente antes de que acabe el año

  • Publicado en Albacete

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, defendió en Nerpio "la importancia de preservar nuestras tradiciones y costumbres más arraigadas y de que las administraciones trabajemos para que éstas se conviertan en una herramienta más de lucha contra la despoblación". A juicio del presidente de la institución provincial, "esta provincia no se entendería tal y como es hoy sin el ejemplar trabajo que realizaron nuestros ancestros por hacerla avanzar", por lo que recordó el compromiso del equipo de Gobierno "en esforzarse por la cohesión del territorio y por fijar población, especialmente en los núcleos rurales que atraviesan por más dificultades".

Al respecto, anunció que "antes de que finalice el año" tendrá lugar en la Diputación de Albacete la constitución formal de la Mesa de Desarrollo Local, "una iniciativa en la que tenemos puestas grandes expectativas y de la que creemos que pueden salir grandes propuestas para impulsar a nuestros pueblos", dijo el presidente.

Acompañado por la diputada provincial de Turismo, Raquel Ruiz, Cabañero se trasladó hasta el municipio serrano para participar en la tradicional Feria de la Nuez y Productos Tradicionales 2017, que se celebra durante todo el fin de semana, con la plaza Mayor de Nerpio como núcleo central del conjunto de actividades programadas. En este sentido, el presidente de la Diputación asistió al desarrollo de los talleres demostrativos de usos y costumbres de Nerpio: elaboración de orujo, de esencias de plantas aromáticas, de embutidos y pan, de migas, de cestos y mimbres, demostración de trilla y de costura y bolillos, de corte de jamón, o el taller de prehistoria y pinturas rupestres. Todo ello amenizado con la música de calle del grupo gaitero Celticue, procedente de Cartagena.

En el recorrido, las autoridades, encabezadas por el alcalde de Nerpio, José Antonio Gómez Moreno, se desplazaron asimismo a la exposición de razas autóctonas ganaderas, en la que adquirió un especial protagonismo el reconocido cordero segureño.