Log in

LA JUNTA INVERTIRÁ UNA MILLONADA EN DEPURADORAS

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que el Ejecutivo autonómico invertirá hasta 2020 más de 450 millones de euros en 554 proyectos de depuración de aguas residuales, lo que supondrá la creación y consolidación de unos 5.000 puestos de trabajo.
 
Así lo ha avanzado durante la inauguración de la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Gerindote (Toledo), con el que también se ponen en marcha las depuradoras de Albarreal de Tajo, Burujón y Carmena-Escalonilla. Un acto en el que García-Page ha estado acompañado por la alcaldesa de la localidad, Ana María Palomo; la consejera de Fomento, Elena de la Cruz; el presidente de la Diputación provincial de Toledo, Álvaro Gutiérrez; y el delegado de la Junta en la provincia, Javier Nicolás.
 
Las actuaciones forman parte del II Plan de Depuración Regional, paralizado por el anterior Gobierno regional, abarcarán las cinco provincias de Castilla-La Mancha y estarán financiadas en su mayor parte por los fondos FEDER de la Unión Europea. Tal y como ha concretado García-Page, ya en 2016 se llevarán a cabo un total de 44 obras y se finalizarán los proyectos de redacción de otras 30 actuaciones, en los que se invertirán 32 millones de euros.
 
El presidente de Castilla-La Mancha ha subrayado la importancia de este tipo de actuaciones sin las que “la legislación impide la instalación de empresas” y con ello el desarrollo de la actividad económica y la creación de puestos de trabajo. “Si hay un tapón serio que impide que se puedan desarrollar a medio y largo plazo proyectos empresariales es que no exista caudal de depuración y que no cumplamos con la normativa europea”, ha explicado García-Page.
 
En este sentido, el presidente del Ejecutivo autonómico ha calificado de “negligente” la gestión del anterior Gobierno autonómico sobre los fondos provenientes de la Unión Europea sin los que no serían posible llevar a cabo este tipo de proyectos.
 
Las actuaciones programadas, ha recalcado García-Page, no sólo permitirá a Castilla-La Mancha “cumplir con la normativa” sino que además permitirá “tener preparado todo el territorio para nuevos proyectos de creación y generación de empleo”.