Log in

LAS CORTES DAN LUZ VERDE A LOS PRIMEROS PRESUPUESTOS DE PAGE

Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado este viernes, con el apoyo del PSOE y Podemos y el voto en contra del PP el presupuesto de la Junta de Comunidades para 2016, el primero del Gobierno de Emiliano García-Page, que asciende a 8.420 millones de euros.

A lo largo de dos días, se han debatido 106 enmiendas, una de ellas de Podemos y el resto del PP, defendidas por veintiséis diputados, de las que 105 han sido rechazadas. Únicamente ha salido adelante, gracias al acuerdo del PP y de Podemos, una enmienda de la formación morada, que plantea destinar 14 millones de euros más a la agricultura ecológica para paliar el recorte de las primas en este tipo de producción.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha destacado que en estos presupuestos están “reflejados” todos los compromisos electorales de Page.

Los presupuestos del Gobierno de Castilla-La Mancha para 2016, aprobados hoy por las Cortes regionales, generan confianza porque contienen dotación económica para todos los compromisos adquiridos con los ciudadanos y suponen cerrar un capítulo negro del libro de historia de esta Comunidad Autónoma para iniciar uno nuevo con luz, al dar comienzo a la senda de la recuperación social y económica de la región.

Durante su intervención en el Pleno de las Cortes regionales para la aprobación de los presupuestos, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha resaltado que estas cuentas tienen unas prioridades muy claras, que son mejorar los servicios públicos, la sanidad, la educación, los servicios sociales, la dependencia, y, desde luego, crear empleo e incentivar el crecimiento económico de la región.

Unos presupuestos, ha destacado Ruiz Molina, que demuestran que “prácticamente con los mismos mimbres se pueden hacer otras cosas, pero fundamentalmente, se pueden hacer las cosas mejor. Es cuestión exclusivamente de las prioridades que se marquen y de a quién se quiera beneficiar, si al ciudadano o a otros espurios intereses”.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha definido los presupuestos de Castilla-La Mancha como el “nexo de unión entre Cáritas y Keynes”.

En este sentido, ha explicado que un reciente informe de Cáritas sostiene que “la pobreza en España se hereda y que el 85% de los niños pobres lo seguirá siendo de adulto” y califica como “importante y necesaria la inversión en políticas sociales y redistributivas como medida de prevención para generaciones futuras”. Por ello, este estudio recomienda invertir en educación como una prioridad, garantizar un sistema de sanidad pública universal y promover la inversión en políticas sociales y redistributivas que consigan de manera eficaz la reducción de las desigualdades.

Ruiz Molina ha sostenido que, aunque este análisis se publicó con posterioridad a la presentación del proyecto de presupuestos, “existe plena coincidencia entre los objetivos sociales del presupuesto y las recomendaciones de este informe” porque el Gobierno regional lo que pretende con sus cuentas es “acabar con que la pobreza sea heredada”. Es decir, la prioridad es que “a través de las políticas públicas de carácter progresivo, contribuyamos a hacer una sociedad más justa y a hacer efectiva la igualdad de oportunidades, con independencia de la capacidad económica que se tenga al nacer”.

Por este motivo, ha argumentado, se dedican 7 de cada 10 euros a gasto social, 315 millones más que el año pasado para la mejora de los servicios públicos esenciales. “Esta es una de nuestras prioridades y apuestas de presente y de futuro”, ha afirmado.

En relación con el segundo objetivo de los presupuestos regionales, impulsar la actividad económica, el titular de Hacienda y Administraciones Púbicas ha recordado que el economista Keynes defendía que cuando una economía se encuentra en crisis es importante estimular la demanda a través de incrementar el consumo y la inversión, con una política fiscal expansiva. “Eso es precisamente, en relación con la actividad económica, lo que contienen estos presupuestos, un conjunto de instrumentos financieros para que los empresarios consoliden sus proyectos, apuesten por Castilla-La Mancha como sede de sus nuevos negocios y vean en esta región una tierra de oportunidades”, ha resaltado.

Así, ha incidido en que se destinan un 43% más de recursos que el año pasado al desarrollo económico y la creación de empleo, aumenta hasta más de 100 millones la inversión en I+D+i y, en una región eminentemente rural, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural absorbe 1.372 millones de euros, el 20% del presupuesto.

Ruiz Molina ha continuado señalando que decisiones y anuncios de esta naturaleza están teniendo respuesta muy positiva entre la clase empresarial y así el número de empresas creadas en Castilla-La Mancha creció el pasado mes de febrero el 34,9% más que en el mismo mes del año pasado, hasta la creación de 325 sociedades mercantiles. “Parece que las empresas no se van, parece que las empresas se constituyen en esta región pudiéndolo hacerlo en otras”, ha añadido.

Es un dato por el que nos debemos felicitar todos porque cuantas más empresas haya, más riqueza se generará, más empleo habrá y de más recursos dispondrá la administración a través de la recaudación impositiva para destinar a políticas sociales”, ha afirmado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.