Log in

¿CAMBIARÁ MUCHO LA NUEVA SELECTIVIDAD? ASÍ SERÁ

En  junio se celebra la última Prueba de Acceso a los Estudios de Grado (PAEG). Pero la Lomce ha cambiado las reglas del juego y ha sustituido este examen poniendo, en su lugar, que cada campus pueda establecer sus propios mecanismos de selección de los alumnos. De forma paralela, ha introducido una reválida al final de Bachillerato tendrán que realizar para obtener el título y seguir estudiando, a diferencia de lo que ocurría hasta ahora.

Pero había muchas cosas que los rectores no tenían claras y el Gobierno ha introducido algunos matices después de dos años y medio de negociaciones, como cuenta El Mundo.

Los cambios se conocerán oficialmente en los próximos días, cuando el ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, presente a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Educación el borrador del proyecto de real decreto en el que se recogen las características de esta prueba.

Sí han avanzado ya que la reválida de Bachillerato se va a convertir, en la práctica, en la sustituta de la PAEG.

En primer lugar, porque el formato va a ser "muy parecido". El Gobierno ha descartado la idea inicial que tenía de que hubiera preguntas tipo test, un planteamiento muy criticado por la comunidad educativa.

Inicialmente el Gobierno quería que la reválida fuera la misma en toda España, con las mismas preguntas tipo test, el mismo día, la misma hora, los mismos contenidos, unos exámenes corregidos por evaluadores externos a los centros... Pero ahora "cada comunidad va a poder fijar el día de la celebración y las preguntas".

Finalmente se ha hecho una "interpretación flexible", en palabras de Píriz, para que las autonomías tengan más peso y esto permita que el formato sea lo más parecido posible al actual. Eso sí, habrá una "características iguales para todas" fijadas desde el Gobierno central. Por ejemplo, los alumnos deberán examinarse de un mínimo de ocho materias: cinco asignaturas troncales, de dos opcionales y de una específica, a elección del estudiante.

Además, la reválida se va a convertir también en la sustituta de la PAEG porque los rectores tienen la intención de no poner exámenes de acceso adicionales que obliguen a los alumnos a ir recorriéndose España, universidad por universidad.

El resto de las cosas se mantienen prácticamente igual. Los exámenes los seguirán corrigiendo profesores del sistema público. La nota, que ahora es un 10 pero puede subir hasta 14 con el examen de dos específicas, seguirá ponderándose igual.