Log in

EL GOBIERNO REGIONAL CREE QUE GANARÁ A RAJOY EL HORARIO DE LOS FUNCIONARIOS

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha lamentado que hoy sea un “día triste” para el Gobierno regional y, especialmente, para los más de 68.000 empleados públicos de la región por la suspensión de la jornada de 35 horas semanales, a los que, a través de los sindicatos, ha animado a “estar unidos” para ganar “de la mano” este conflicto abierto por el Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy.
 
Ruiz Molina así se lo ha trasladado a todos los sindicatos con representación de la función pública en una reunión informativa que ha tenido lugar tan sólo un día después de que el Gobierno regional recibiera la notificación del Tribunal Constitucional, en la que se informaba de que había admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Gobierno en funciones de Rajoy contra la Ley por la que se recuperaba la jornada de 35 horas semanales y, además, se declaraba la suspensión de esta jornada por así haberlo invocado también el presidente del Gobierno.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que tras recibir la comunicación del Tribunal Constitucional lo primero que hizo fue convocar con urgencia a los representantes de los trabajadores para que ellos pudieran tener de primera mano la misma información con la que contaba el Gobierno regional y, al mismo tiempo, poder analizar conjuntamente la nueva situación porque “técnicamente hay que hacer ajustes para acatar la suspensión que impone el TC como consecuencia de haberlo solicitado el presidente del Gobierno”.
 
En este sentido, Ruiz Molina ha destacado que el PP “ha podido ganar esta batalla porque implica la suspensión de la reducción de la jornada, pero el Gobierno va a ganar el conflicto y lo va a ganar de la mano de los trabajadores”.
 
“Es el momento de estar unidos”, ha continuado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, que ha lamentado que hoy sea un “día triste” para todos los empleados públicos y para todo el Gobierno regional, que cuando intenta “recuperar derechos de los trabajadores públicos, que han sido muy maltratados durante los últimos cuatro años”, se le “ponen palos en la rueda” y se le “impide tirar para adelante”.
 
“Tenemos muchos problemas que resolver en la región como consecuencia de las políticas llevadas a cabo en los últimos cuatro años y esto nos entorpece en el día a día”, por lo que, aunque pensamos en el futuro, “resulta que tenemos el pasado encima de nosotros”, ha reiterado Ruiz Molina.
 
El gabinete jurídico de la Junta de Comunidades se coordinará con los servicios jurídicos de los sindicatos
 
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha señalado que, como los sindicatos le ofrecieron toda su ayuda jurídica en este asunto, el gabinete jurídico de la Junta de Comunidades se coordinará con los servicios jurídicos de los sindicatos “para hacer las alegaciones” oportunas al efecto de “defender un derecho que habían perdido los trabajadores y que por Ley se había recuperado y que tenía vigencia desde el pasado 1 de enero”.
 
Ruiz Molina ha enfatizado que los empleados públicos deberán recuperar la jornada de 37,5 horas semanales a partir del día siguiente a la publicación de la suspensión del TC en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
 
La vuelta a la jornada de 37,5 horas que el Ejecutivo de Cospedal estableció en Castilla-La Mancha será bastante compleja, especialmente, en el ámbito sanitario, donde se trabaja por turnos, por lo que próximamente se reunirá a la Mesa Sectorial de Sanidad para acordar los ajustes que se tendrán que llevar a cabo.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha vuelto a reiterar el compromiso del presidente regional de mantener en sus puestos de trabajo a los cerca de 400 trabajadores contratados tras la reducción de la jornada. “No se van a producir despidos”, ha añadido en este sentido, por lo que se dispondrá “de mayores recursos humanos para aumentar la actividad”.
 
Ruiz Molina ha destacado que la medida de la reducción de la jornada, no solamente suponía una recuperación de derechos de los empleados públicos, sino que también permitía la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de los trabajadores, mejoraba la calidad de los servicios públicos y, además, generaba empleo público.
 
En último lugar, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha lamentado que el PP haya “consumado su amenaza” porque cuando se aprobó esta Ley el pasado mes de diciembre en las Cortes regionales no votó a favor “porque sabía perfectamente lo que iba a pasar después”.
 
Asimismo, ha manifestado su extrañeza porque una decisión de esta naturaleza, que afecta a cerca de 70.000 empleados públicos de Castilla-La Mancha, en definitiva, a 70.000 familias, haya sido tomada por un Gobierno en funciones.