Log in

LOS COMEDORES ESCOLARES DE VARIAS LOCALIDADES ABRIRÁN EN VERANO

Más de 3.600 alumnos y alumnas de Castilla-La Mancha acudirán a comer durante los meses de verano a comedores escolares gracias a la colaboración entre el Gobierno regional y 35 ayuntamientos de la región, asegurando así una comida diaria a muchos niños y niñas procedentes de familias en situación económica desfavorecida.

Así lo ha anunciado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, que ha dado a conocer los datos facilitados ayer al Consejo de Gobierno por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes tras la firma de convenios con los ayuntamientos, que asumirán los gastos derivados del uso de los centros mientras que el Ejecutivo autonómico se hará cargo del coste del menú.

Según ha explicado Hernando, el objetivo de esta medida es asegurar, independientemente de que sea o no periodo lectivo, “que todos los niños y niñas de Castilla-La Mancha puedan comer a diario al menos una comida completa”. Del total de alumnos que acudirán a estos comedores, cerca de 2.700 se encuentran en una situación económica desfavorecida.

Hasta el momento, por provincias en Albacete son cuatro los ayuntamientos que abrirán comedores escolares, ocho en la provincia de Ciudad Real, dos en Cuenca, siete en Guadalajara y trece en la provincia de Toledo.

El portavoz también ha señalado que durante el curso escolar 2015-2016 un siete por ciento del alumnado de la región se ha beneficiado de las ayudas convocadas por el Gobierno regional para familias en situación de emergencia social, cubriendo el coste del cien por cien del menú diario en los comedores escolares o bonificaciones del 50 por ciento del precio para familias que atraviesan dificultades económicas.

Así, ha detallado, han sido 7.658 los beneficiaros de la totalidad de la ayuda y 1.932 de la mitad de la cuantía, es decir, un total de 9.590 niños y niñas.

Pésima gestión en el contrato del Hospital de Toledo firmado por el PP

Por otro lado, el portavoz de Ejecutivo autonómico ha detallado el informe que la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas ha remitido al Consejo de Gobierno sobre la contratación del sector público de Castilla-La Mancha durante el ejercicio económico de 2015.

Un informe del que se desprende que los porcentajes medios de baja de adjudicación, es decir, la diferencia entre el presupuesto que se licita y el que finalmente se adjudica en los contratos públicos, con el consecuente ahorro económico para la Administración regional, ascendió en la región, por término medio, a 30,58% en contratos en obras y un 43,52% contratos en servicios, porcentaje que desciende hasta un 0,33% en el caso del contrato que se firmó con la empresa a la que se adjudicó las obras y explotación del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo.

En este sentido, Hernando ha explicado que el presupuesto de licitación que este único contrato ascendió a más de 1947 millones de euros, de los cuales más de 367 millones corresponden a la ejecución de las obras y más de 1579 millones de euros a la explotación del servicio. Sin embrago, y tras analizar los porcentajes de baja de licitación medios y teniendo en cuenta que inexplicablemente se firmó un contrato único, el portavoz del Ejecutivo, asegura que “es de presumir” que los porcentajes de baja de adjudicación hubieran sido más altos en el caso de haber licitado por una parte la ejecución de la obra y por otra la explotación.

Así, frente a las declaraciones en torno "a cosas que no cuadran" en este contrato, Hernando ha aseverado que “a nosotros sí que no nos cuadra por qué Cospedal realizó la licitación” ya que “las consecuencias de su pésima gestión pueden suponer un sobrecoste de 800 millones de euros”, y añade que la licitación, una vez iniciada por el anterior Gobierno, “no se podía anular, ya que hubiera supuesto indemnizar a la empresa adjudicataria, iniciar un nuevo proceso, y retrasar un hospital tan necesario para Toledo, la provincia y la región”.

Las personas acogidas al Plan de Pobreza Energética serán prioritarias en el Plan ‘Renove’ de ventanas y calderas

En otro orden de asuntos, el portavoz del Gobierno castellano-manchego ha dado cuenta de la aprobación de  la convocatoria de subvenciones públicas destinadas a promover el ahorro y la eficiencia energética mediante la sustitución de ventanas, calderas individuales e instalación de repartidores de costes y contadores de calefacción.

Asimismo, Hernando ha anunciado que para las próximas convocatorias de este Plan ‘Renove’ de ventanas y calderas, el Gobierno regional no solamente establecerá un nivel de renta máxima para poder optar a estas ayudas, sino que además se va a priorizar aquellas solicitudes provenientes de personas que reúnan requisitos similares a aquellas personas que han recibido alguna ayuda del Plan Contra la Pobreza Energética.

Lo hacemos, ha explicado, “por un principio de justicia social ya que son estas familias las que más dificultades económicas pueden encontrar a la hora de renovar sus viviendas y poder vivir en un hogar con mayor eficiencia energética” ha remarcado el portavoz del Ejecutivo, que ha añadido que “el objetivo es poner en marcha un sistema progresivo, de tal forma que, como es de sentido común, las personas que peor lo están pasando tengan prioridad”.