Log in

LA JUNTA LANZA UN PROTOCOLO PARA EVITAR LA EXCLUSIÓN DE NIÑOS Y JÓVENES

El Consejo de Gobierno celebrado hoy ha tomado conocimiento del protocolo de coordinación entre las Consejerías de Bienestar Social; Educación, Cultura y Deportes y Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, para la determinación de actuaciones conjuntas en los ámbitos social, educativo y sanitario en niños y jóvenes.
 
La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha anunciado que en la primera reunión de la Comisión Regional de Seguimiento se va a crear la Mesa Regional de Atención Temprana que va a facilitar  la intervención precoz en las primeras etapas de la vida de las niñas y niños de 0 a 6 años, que son “cruciales para conseguir los mejores resultados en el desarrollo cognitivo, físico, socioeducativo y afectivo de la persona”.
 
En ello trabajan las tres consejerías para garantizar la atención temprana a los niños y niñas y a sus familias “lo antes posible, facilitando un diagnostico precoz, una intervención especializada integrada, eficaz y una atención socioeducativa inclusiva y plena”, ha reiterado Sánchez.
 
Desde la Consejería de Bienestar Social se va a ampliar la red de atención temprana con ocho nuevos centros a lo largo de la legislatura, explicó la consejera. Ya se han inaugurado dos, en Manzanares y Campo de Criptana, y está previsto poner en funcionamiento un nuevo centro en Toledo, antes de que finalice este año 2016, que tendrá carácter itinerante y estará centrado en la “atención precoz en el entorno”. 
 
La red pública de Centros de Atención Temprana del Gobierno regional, formada por 46 centros, seis propios y 40 concertados con entidades locales o privadas, ha incrementado en el último año la población atendida de 3.500 a 4.500 niños y niñas en el último año.
 
Por su parte, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha afirmado que la detección precoz es “básica y nuestro objetivo es que la detección precoz sea lo más cercana al nacimiento”.
 
La actuación en sanidad estará englobada dentro de la Escuelas de Salud y Cuidados y también se trabajará en materia de prevención desde el punto de vista de la obesidad infantil.
 
Fernández Sanz ha dado a conocer que en Talavera se está llevando a cabo un programa piloto, donde a la familia se le realiza una encuesta, para que sea homogeneizada y volcada en un sistema informático.
 
“Vamos a poner en marcha un sistema de asesoramiento a las familias que han descubierto cualquier alteración en sus hijos, a través de una figura que se llama Gestor de Casos, para que solo con una entrevista individual con la familia, ésta sea guiada por los diferentes dispositivos que necesitan, acompañándoles al pediatra o al psiquiatra infanto-juvenil, acortando los tiempos de respuesta”, ha indicado el responsable de Sanidad.
 
Protocolo de Actuación
 
El primer acuerdo de estas características se firmó en febrero de 2007 y el segundo convenio, de 21 de marzo de 2011, tenía una vigencia de cuatro años y, por tanto, se hace necesario renovarlo, como expresión clara de la voluntad del Gobierno regional de continuar impulsando la respuesta integral a la infancia y juventud en los ámbitos social, educativo y sanitario.
 
Este tercer acuerdo de colaboración tendrá como instrumentos para lograr su objetivo la puesta en funcionamiento de Comisiones y Grupos de Trabajo, constituidos por profesionales de las tres consejerías, para el desarrollo de planes de actuación conjunta que fomenten la respuesta coordinada a las necesidades de niñas, niños y jóvenes, que presentan trastorno de salud, situaciones de riesgo social y necesidades educativas especiales en Castilla-La Mancha.
 
Dichas comisiones y grupos de trabajo irán encaminados a trabajar en las siguientes líneas de colaboración: Prevención y educación para la salud; Enfermedades crónicas y urgencias sanitarias en el medio escolar; Respuesta educativa hospitalaria y domiciliaria; Detección y abordaje de los trastornos mentales infanto-juveniles; Acoso escolar, ciberacoso y abuso sexual; Atención temprana; Menores y jóvenes en situación de riesgo o protección social.
 
El acuerdo tiene una vigencia de cuatro años y será la Comisión Regional de Seguimiento, que se crea a tal fin, la que se encargará de definir los planes, programas o protocolos de actuación, así como de coordinar y velar por el cumplimiento de los mismos y propondrá las modificaciones y mejoras pertinentes del Acuerdo Marco.