Log in

BALANCE POSITIVO DE LA CAMPAÑA DE INCENDIOS EN LA REGIÓN

El dispositivo del Plan Infocam, dependiente de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, ha afrontado en estos dos primeros meses de la campaña de alto riego por incendios forestales, que se inició el pasado 1 de junio y concluirá el 30 de septiembre próximo, un total de 206 siniestros, de los que 133 han sido conatos, es decir, inferiores a una hectárea, que suponen el 64,56% del total, y 73 incendios, frente a los 294 del mismo periodo del año anterior.

En cuanto a la superficie afectada, los datos reflejan también un descenso del 45,63% en terreno forestal, con 1.400,11 hectáreas afectadas y del 48,52% de vegetación no forestal, 934,90 hectáreas, frente a las 2.575,33 y 1.815,90 hectáreas, respectivamente, que ardieron en los dos primeros meses de la campaña estival en 2015.

Por provincias, es la de Toledo la que ha contabilizado el mayor número de incidencias, 71, de las que 38 fueron conatos, seguida de Guadalajara con 49, de las que 41 quedaron en conato. Le siguen Ciudad Real con 41 siniestros, de los que 23 fueron conatos; Cuenca, con 26 siniestros de los que 17 no superaron una hectárea quemada y por último Albacete, que ha contabilizado 19 siniestros de los que 14 quedaron en conato.

En cuanto a las superficies afectadas, Albacete registra el mayor número de hectáreas forestales, 909,2 debido principalmente al incendio registrado en el paraje de Las Quebradas en Liétor; seguida de Cuenca, con 148,28 hectáreas; Ciudad Real y Toledo contabilizan algo más de 146 hectáreas en cada caso y finalmente Guadalajara donde han ardido casi 50 hectáreas de terreno forestal.

Respecto a las causas de los incendios, en el 24,76% de los siniestros registrados son desconocidas, lo que supone un descenso del 16,39% respecto al año 2015; un 28,64% intencionados, en torno al 5% por causas meteorológicas como el rayo, y más del 39% por negligencias o accidentes diversos relacionados con la actividad humana.

22 millones para la campaña de extinción

El Gobierno regional ha destinado este año 2016 un total de 22 millones de euros para la campaña de extinción de incendios forestales en una región de 80.000 kilómetros cuadrados de los que el 45% son superficie forestal y otros 40 millones a las tareas de prevención y tratamientos selvícolas que se desarrollan a lo largo del año.

Una apuesta que va ligada a la ampliación del dispositivo humano y técnico para mejorar la coordinación y encarar el combate contra el fuego con recursos avanzados como el aumento de las plantillas, la formación continuada o la dotación de recursos como las unidades de telecomunicaciones que se han creado este mismo ejercicio para posibilitar que las comunicaciones se desarrollen de forma rápida y automática o la puesta en marcha de una nueva base de operaciones para aviones de extinción de carga en tierra en la localidad alcarreña de Peralveche.

En total, 3.000 personas entre el cuerpo de Agentes Medioambientales, brigadistas y personal de Geacam, técnicos de la Junta, además de pilotos y mecánicos aéreos y de maquinarias pesadas conforman el dispositivo regional en la lucha contra los incendios forestales en la comunidad. Un operativo al que se suman cuando es necesario puntualmente profesionales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Entre los medios para la extinción Castilla-La Mancha dispone de 13 helicópteros para el transporte de brigadas y extinción, un bombardero Kamov de 4.500 litros de capacidad, cinco aviones (Air Tractor 802) de carga en tierra con una capacidad de 3.100 litros, y dos aviones de coordinación desde los que se dirigen los trabajos de los medios aéreos.

Además, hay 13 brigadas helitransportadas compuestas por entre 12 y 16 especialistas y dos técnicos en cada una de ellas, y cinco autobombas nodrizas con capacidad para más de 10.000 litros.

El Plan de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Castilla-La Mancha, Infocam, se completa con centros operativos de alarma, movilización y coordinación, uno regional el COR y uno en cada una de las cinco provincias, los COP, así como 112 puestos de vigilancia fija, 38 patrullas móviles y una amplia red de comunicaciones radiotelefónicas con 34 repetidores, y más de 2.000 radioteléfonos móviles y portátiles.