Log in

LA IMPORTANCIA DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO EN LA REGIÓN

El vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha destacado hoy que el patrimonio arqueológico y paleontológico es una de las potencialidades de Castilla-La Mancha, tanto desde el punto de vista de la investigación como para  seguir impulsando nuestro sector turístico. De ahí que el Ejecutivo de Castilla-La Mancha vaya a convocar en próximas fechas nuevas ayudas para la financiación de proyectos de investigación relacionados con esta materia en la región.
 
Martínez Guijarro, que ha visitado las excavaciones de Libisosa en la localidad albaceteña de Lezuza, ha subrayado que este yacimiento demuestra “como se pueden conjugar la investigación universitaria con el desarrollo económico”, lo que coincide con el objetivo que se marca el Ejecutivo del presidente Emiliano García-Page recuperando con este programa de ayudas.
 
“Queremos poner en valor el rico patrimonio que tiene nuestra comunidad autónoma pero para ello hay que investigar y excavar que es el origen de todo ello”, ha dicho. Y es que, a su juicio, los trabajos arqueológicos constituyen un claro ejemplo de cómo el patrimonio arqueológico supone desde el punto de vista cultural, social y económico, un factor de desarrollo sostenible que contribuye a la dinamización del territorio en el que se encuentra.
 
En este punto, ha puesto en valor el esfuerzo del Ayuntamiento de Lezuza pues “es de los pocos yacimientos que en plena época de crisis se han seguido manteniendo las excavaciones sin prácticamente ningún respaldo económico de ninguna administración”, entendiendo que “esta es una de las grandes potencialidades que tiene esta comarca para el crecimiento económico y la generación de empleo”.
 
El vicepresidente regional, que ha estado acompañado por el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos y el alcalde de Lezuza, Alfonso Avendaño Sanchez, ha visitado también el Centro Sociocultural Agripina, que alberga la colección Museográfica Libisosa, formado con las piezas y materiales hallados en este yacimiento arqueológico; así como el Museo Etnográfico de Tiriez .
 
150.000 piezas inventariadas
 
Se trata de un asentamiento de época romana que destaca por su ubicación en un importante nudo viario donde confluyen algunas de las principales calzadas romanas, haciendo de la zona la llave de paso hacia Andalucía, Levante, Extremadura, La Meseta y el Sureste peninsular.
 
Este yacimiento fue declarado Bien de Interés Cultural  a instancias del Ayuntamiento de Lezuza en 1998. La excavación arqueológica comenzó en 1996 y, desde entonces, se han ido sucediendo campañas arqueológicas anuales que han dado como resultado el inventariado de más de 150.000 piezas. El yacimiento mantiene aún aproximadamente un 90 por ciento por excavar.
 
El resultado de dos décadas de excavaciones ha puesto de manifiesto la existencia, en el origen del asentamiento de un enclave ibérico, de importantes conjuntos monumentales como el foro de la colonia y la torre del castillo.