Log in

CÓMO AFECTA A NUESTROS BOLSILLOS EL CÉNTIMO SANITARIO

El llamado céntimo sanitario, por el que se aplican 4,8 céntimos de euro más por litro en Castilla-La Mancha se sufre en todas las comunidades salvo cuatro, aunque en Madrid, por ejemplo, es de 1,7 céntimos de euro por litro y los expertos apuntan que esto hace de efecto frontera.

Los carburantes sufren en nuestro país una fiscalidad muy elevada y aunque no es de las más altas de la UE supone aproximadamente el 55% del precio de venta al público de cada litro de combustible.

Hay tres impuestos estatales que gravan los carburantes (el general, el especial y el IVA) y otro autonómico, que procede del conocido como "céntimo sanitario". Este fue un impuesto que creó en 2002 el último Gobierno de José María Aznar para contribuir a sufragar los gastos de las comunidades autónomas en sanidad. Sin embargo, y tras declararlo ilegal hace unos meses la Unión Europea, ha quedado como un impuesto autonómico más.

Cada gobierno regional tiene potestad para aplicar este impuesto, que tiene una horquilla de cero a 4,8 céntimos por litro. Actualmente, solo Cantabria, Castilla y León, La Rioja y País Vasco tienen el tipo cero y otras ocho (Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana) aplican el tipo máximo. Extremadura, Aragón, Navarra y Madrid tiene tipos medios que oscilan entre los 1,7 y los 3,8 céntimos de euro por litro.

Esta disparidad ha generado muchas críticas de distintos sectores, como las petroleras, los empresarios de estaciones de servicio, el transporte por carretera de mercancías y de pasajeros y, en general, de los consumidores.