Log in

La UCLM avisa que tendrá que recortar 20 millones por la falta de apoyos de la Junta... la televisión regional nos cuesta el doble

La Universidad de Castilla-La Mancha, que ha dado ejemplo de gestión en estos años teniendo que recortar su presupuesto y manteniendo aún así partidas como la investigación con fondos propios, ha vuelto a dar la voz de alarma y avisa a la Junta: o comprometen más ayuda para las arcas de la institución o tendrán que ajustar la friolera de 20 millones de euros su presupuesto.

La denuncia de la UCLM llega, además, en unos días en que está en tela de juicio el presupuesto de varias empresas públicas y organismos autónomos de la región, entre ellos la televisión y la radio regionales, que tienen 40 millones de presupuesto. Sólo para mejoras salariales en el ente público, la Junta ha incrementado en 600.000 euros su aportación que es, por compararlo con una inversión millonaria tan ansiada en Albacete, la misma cantidad que, de momento, ha presupuestada para el Hospital de Albacete, que necesita 90 millones de euros para ser una realidad.

La situación en la institución académica es tal que el Consejo de Gobierno de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), reunido en sesión extraordinaria en el Campus de Ciudad Real, ha conocido el plan de ajuste de 20 millones de euros previsto por la institución para 2018 en el que caso de que la Junta de Comunidades no incremente la subvención nominativa de 140 millones contemplada en el proyecto de Ley de Presupuestos regionales. El plan recoge entre otras medidas la reducción de plantillas, eliminación de ayudas y becas al estudio, cancelación de programas de movilidad y suspensión de obras. El Consejo de Gobierno ha mostrado su rechazo total a la consignación presupuestaria.

De ello ha informado el rector de la Universidad regional, Miguel Ángel Collado, a los miembros del Consejo de Gobierno durante la sesión extraordinaria celebrada hoy en el Campus de Ciudad Real para dar cuenta de la “grave” situación financiera por la que atraviesa la misma. 

El rector ha explicado que el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para 2018 consigna a la Universidad de Castilla-La Mancha una partida de 140 millones de euros, una cuantía que no llega ni a cubrir sus gastos de personal, cifrados en 148,7 millones de euros y que se elevarían hasta los 151 de acuerdo con la previsión de subida del 1,5% recogida en el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado. 

Ante esta financiación, “inesperada” y “claramente insuficiente”, y de no corregirse durante la tramitación parlamentaria de los presupuestos regionales, la Universidad de Castilla-La Mancha se verá obligada a llevar a cabo un plan de ajuste que conllevaría “medidas muy dolorosas” como reducciones de personal con la congelación de plantilla de nueva incorporación, la eliminación del personal investigador con contratos predoctorales y postdoctorales, la reducción del profesorado asociado y la eliminación de la acción social. Además, el acuerdo incluiría la supresión de ayudas y becas a estudiantes, la cancelación de programas de movilidad para Personal Docente e Investigación (PDI), Personal de Administración y Servicios (PAS) y estudiantes, el plan propio de investigación y acciones de fomento de los másteres universitarios, la reducción de los gastos de centros y la supresión de obras. 

Junto a la infrafinanciación pública que recogen los presupuestos regionales de 2018 para la UCLM, el rector también ha explicado que los mismos contemplan una reducción del 12% de los fondos de investigación y un incremento de recursos inferior al de la Educación en su conjunto u otras universidades públicas que reciben fondos regionales, al tiempo que ha expresado su preocupación por algunas cuestiones relacionadas con el articulado del proyecto. 

Ante estos hechos, el Consejo de Gobierno ha rechazado unánimemente el proyecto de presupuestos regionales para 2018 y ha respaldado al Consejo de Dirección en las gestiones realizadas en materia de financiación. Asimismo, ha acordado trasladar formalmente al Gobierno regional las medidas que acarrearía el ajuste de 20 millones de euros en caso de confirmarse la financiación autonómica prevista, e iniciar una campaña de divulgación e información a la sociedad respecto a la infrafinanciación relativa que sufre la Universidad regional. El Consejo de Gobierno también ha manifestado su malestar ante el trato comparativo recibido por la UCLM respecto a otras universidades públicas sostenidas con presupuesto regional. 

Éste sería, de confirmarse la asignación nominativa, el segundo plan de ajuste que realizaría la UCLM. El primero obligó en 2017 a la institución académica a practicar una reducción de nueve millones de euros en sus cuentas. Aun así, la Universidad ha conseguido sostener sus servicios de docencia, investigación e innovación a un nivel competitivo. El no poder recurrir a remanentes en 2018 para amortiguar la situación de infrafinanciación autonómica conduciría a un nuevo ajuste de 20 millones de euros adicionales, que pondría en peligro la capacidad de la Universidad regional para prestar sus servicios con la garantía de calidad que hasta ahora los viene prestando. 

Y QUÉ DICE LA JUNTA

El Gobierno de Castilla-La Mancha, y la Consejería de Educación, Cultura y Deportes como responsable de la gestión en materia educativa, han insistido en que "ha garantizado y garantizará en el futuro la financiación necesaria para el normal funcionamiento de la Universidad de Castilla-La Mancha y reitera la necesidad de asociar la financiación de las universidades a la firma de un contrato-programa".
 
Han señalado que: "Desde hace dos años, el Gobierno de Castilla-La Mancha viene manifestando que la financiación de las universidades debe estar asociada a la firma de un contrato-programa que garantice y dé seguridad a un proyecto basado en un plan estratégico con un horizonte mínimo de cuatro años. En este contrato-programa se incluiría una cantidad fija como asignación nominativa y otra variable en función de la ampliación de la oferta e implantación de nuevos estudios, incremento de alumnado, internacionalización, generación de recursos propios, mejora en ranking, etc."

Un contrato programa que han anunciado en numerosas ocasiones pero que no terminan de concretar.